logo slg fundacionFundación Colegio San Luis Gonzaga

Aprender robótica, ciencia y tecnología jugando con LEGO®

Robotix se consolida en el SLG

Las construcciones de Lego, un juguete que fascina a padres e hijos desde hace 40 años, se han convertido en algo más en el Colegio Privado San Luis Gonzaga (SLG). Ha pasado a ser una herramienta educativa con la que se aprende haciendo. Y para todas las edades: desde los bebés desarrollando su motricidad gruesa con enormes piezas hasta adolescentes con complejos robots, coches sostenibles o molinos que producen energía.

 

 

En este curso y por segundo año consecutivo se puede disfrutar en el SLG de Robotix, la extraescolar basada en la metodología de LEGO Education. La actividad ha tenido una gran aceptación entre padres y alumnos, ya que se cuenta con varios grupos en marcha de diversas edades, desde 1º de Primaria hasta la E.S.O.

Los objetivos de Robotix son el desarrollo de competencias y habilidades necesarias para el futuro de nuestros hijos. A través de actividades de construcción y descubrimiento, los niños y niñas desarrollan:

Los objetivos de Robotix son el desarrollo de competencias y habilidades necesarias para el futuro de nuestros hijos. A través de actividades de construcción y descubrimiento, los niños y niñas desarrollan:

–    La capacidad de comunicación y empatía.
–    La creatividad e innovación.
–    El enfoque y la resolución de problemas.
–    El trabajo en equipo, la cooperación y el liderazgo.
–    La autoconfianza y la superación de retos.
–    La iniciativa y el espíritu emprendedor.
–    La adquisición de nuevos conocimientos de una manera práctica y divertida.

En una de las sesiones los asistentes están aprendiendo lo que es un algoritmo y en esa hora tienen que lograr fabricar un vehículo que avance siguiendo una línea de color negro. Tienen el modelo y mientras uno sigue las instrucciones y da órdenes, otro busca las piezas y otro construye. No conocen el lenguaje de la mecánica ni complejos lenguajes de programación pero se hacen entender sin problema.

—¿Por qué no funciona?, les pregunta el facilitador.

— Por lo de las ruedas, que nos hemos equivocado, contesta un niño que, como el resto, de la emoción trabaja de pie. Lo que les falta son piezas en el engranaje y empiezan de nuevo la parte final del proceso.

 

 

Robotix permite a los estudiantes ser más activos, creativos y colaborativos en la búsqueda de soluciones. Su instinto de aprender es estimulado y están motivados para aplicar sus conocimientos en nuevos contextos, dirigiendo su propio aprendizaje.

En esta nueva aproximación el facilitador (llamado así porque su función es facilitar que los alumnos busquen las respuestas) debe estimular la capacidad inherente de los estudiantes de pensar y cuestionar para crear la base del conocimiento futuro.

¡Como resultado tendremos pensadores creativos, activos, solucionadores de problemas y eficaces trabajando en equipo!


Sonia Salgado Sierra

Coordinadora Pedagógica EDDE – Educación Divertida, Diversión Educativa

 

 

 

engage independent school
Ir a la barra de herramientas